Isfahán Express | Visita en un día

Isfahán  (Esfāhān) es la ciudad turística por excelencia de Irán. Aprovechando el fin de semana hemos hecho una excursión un poco kamikaze (ida y vuelta en bus nocturno) para visitar Isfahán en un día.  Llegamos a Isfahán a las 6:00 h. y lo primero fue tomar “a relaxing cup of café con leche in Kaveh Station”. De ahí fuimos en taxi hasta la plaza principal Naqsh-e Jahan Square. Esta plaza está declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO y es la segunda más larga del mundo, después de la Plaza Tiananmen en Pekín. Bajo los soportales de la plaza se extiende un bazar que la rodea por completo. En esta parte del bazar se encuentran sobre todo puestos de artesanía  local.

Para ilustrar este post podéis disfrutar al final de una galería de fotos muy bonicas tomadas por Sergio. Un gran trabajo en el que podréis apreciar la belleza del arte islámico y de una de las ciudades con más historia de Irán.

En el entorno de la Plaza Naqsh-e Jahan visitamos la mezquita Masjed-e Shah. Allí  conocimos a un clérigo mullah llegado desde Qom,  estuvimos charlando con él y al final nos regaló un librico sobre el Islam Chiita. Más tarde visitamos la mezquita  Masjed-e Sheikh Lotfollah, famosa por la decoración interior y portada de la última edición de la lonely planet 2012. Enfrente de ésta última, se encuentra el Palacio Kakh-e Ali Qapu. Construido en el siglo XVI,  cuentan que el rey Shah Abbas I observaba los partidos polo que se disputaban en la plaza desde la terraza y después invitaba a un buen festín al equipo ganador.

Después, hicimos el Walking Tour que propone la lonely planet. Desde el Portal Qeusarieh, en el norte de la plaza, hasta la gran mezquita Masjed-e Jameh. Todo el recorrido se hace atravesando el Bazar-e Bozorg (Gran Bazar) y siempre bajo cubierto, lo cual se agradece para evitar el solano… Durante el recorrido se pueden encontrar diferentes puntos de interés y restaurantes donde probar el plato típico “Beryani” a un módico precio. Una vez que sales de la plaza principal, el bazar se transforma en un un despropósito de puestos de todo tipo de productos Made in China con un toque muy casposo que contrasta con la arquitectura e historia del sitio.

Aprovechamos la visita a Isfahán para saludar y tomar un té con Alale. Esta chica hispano-iraní regenta  la Dibai House, una antigua casa tradicional reconvertida en hotel. Un sitio muy agradable para hospedarse en uno de los callejones cercanos al Bazar.

Desde la Dibai House cogimos un taxi hasta el Barrio Armenio, conocido también como Jolfa. La visita obligada en esta parte es la Iglesia Kelisa-ye Vank. Esta es la iglesia referencia para toda la comunidad armenia en Irán. Si bien su exterior no dice nada, su interior alberga unos brillantes y coloridos frescos que representan diferentes pasajes de la Biblia. Tras visitar la Iglesia y el centro museo de arte armenio, es recomendable disfrutar de un paseo por las coquetas calles de este barrio.  Nosotros aprovechamos la ocasión para tomar un café y espabilarnos en la cafetería Ani, a medio camino entre lo tradicional y lo moderno, puedes disfrutar de un café armenio o de un Nespresso®.

Con la cafeína corriendo por la venas, nos dimos un paseo hasta llegar al margen del río Zayandeh. Por desgracia, el río estaba seco* y aunque menos fotogénicos, sus puentes lucían igual de majestuosos e imponentes. Aprovechando la luz del atardecer visitamos primero el Pol-e Si-o-Seh  o Puente 33, llamado así por sus  treinta y tres arcos.  Conforme iba anocheciendo fuimos avanzando pasando por el Pol-e Chubi y llegamos hasta el Pol-e Kaju.

* Para apreciar la diferencia, en la galería de imágenes se pueden ver fotos de los mismos puentes en junio cuando todavía llevaba agua el río.

Tras el paseo por los puentes, subimos en taxi hasta el  parque  situado en la montaña Soffeh.  El parque estaba lleno de iraníes haciendo picnic.  En este parque se puede  encontrar  el restaurante Zagros, uno de los más caros y con mejores vistas de Isfahán o tomar una hamburguesa XXL por 1 euro y fumar un cachimba con vistas a un pequeño parque de atracciones y un telecabina que sube hasta lo más alto de la colina.

Así acabaron nuestras 18 horas en Isfahán, con la farsi hamburguesa XXL y  fumando una geliun (cachimba) antes de bajar de nuevo a la estación para coger nuestro bus VIP de vuelta a Teherán a las 0:30 h.

Fotos: Sergio Álvarez

Anuncios

3 pensamientos en “Isfahán Express | Visita en un día

  1. Pingback: Shiraz | La ciudad de las mujeres y el vino | Quijote Persa

  2. Pingback: Dulcinea y el Imperio Persa | Quijote Persa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s