Ocio en Teherán (I): Karts, Paintball y Picnic

Probablemente muchos de vosotros os habréis preguntado que cosas se pueden hacer para ocupar el tiempo ocioso en un lugar como Teherán. Está claro que irse de cañas y tapas como que no. Tengo que reconocer que yo también era bastante escéptico al principio y, sinceramente, he descubierto cosas que nunca hubiese imaginado antes de venir aquí.

A los pocos días de regresar de nuestras vacaciones navideñas, nuestro amigo Shahryar (un iraní que se está preparando para ser piloto de avión) nos invitó a ir a los karts. Aceptamos sin dudarlo y a los karts que nos fuimos a pasar una tarde de sábado. Nos llevó a un complejo deportivo llamado Azadi Sport Complex, situado al lado del Estadio Nacional, a las afueras de Teherán y con las montañas nevadas como telón de fondo.

En mi caso, era la primera vez que probaba la experiencia de conducir un kart. ¿Quién me lo iba a decir que sería en Irán? Tanto las instalaciones como los coches eran bastante aceptables según nuestro experto. Tenemos la suerte de contar con un compañero entendido en mundo del motor, quien además escribe para DIARIO MOTOR. Estaba claro por tanto quien se iba a llevar el gato al agua en la carrera. La experiencia fue tan buena que repetimos una segunda tanda. En ambas quedé segundo, lo cual no está nada mal para no haber probado nunca y teniendo en cuenta que Sergi competía sólo contra él mismo.

Pocos días después, organizamos una batalla de paintball junto a unos amigos iraníes. Me sorprendió muchísimo que pudiésemos jugar al paintball en pleno centro de Teherán. Han aprovechado una zona vacía entre torres de edificios para montar un campo de batalla completamente cerrado para que no se escapen las pringosas balas. El campo no era muy grande pero era suficiente como pasar un buen rato y llevarse algún que otro bolazo. Estoy seguro de que volveremos a repetir ya que más de uno tiene alguna revancha pendiente…

Por último os hablaré de una de mis aficiones favoritas: ir de picnic. Como ya comenté en entradas anteriores, Teherán se encuentra en la falda de los Montes Alborz. En la parte Norte de la ciudad se sitúa el Parque Jamshidiye, zona donde los antiguos reyes y mandatarios tenían sus palacios o casas de verano. Desde este lugar se domina toda la ciudad (si la contaminación lo permite) y es un destino muy frecuentado por los teheranís para escapar del agobio de la gran urbe. Dentro del parque se pueden encontrar restaurantes tradicionales y algún otro de cocina étnica de Azerbaiyán y Kurdistán.

Nosotros optamos por el modo ‘campero’ y pertrechados con una especie de barbacoa metálica bastante rudimentaria, nos las apañamos para hacer unas brasas y asar unos pinchos de pollo y unas brochetas de verduras. Un verdadero gustazo poder pasar el día en un entorno tan natural, respirar aire ‘puro’ y olvidar por un momento que estás en Teherán.  Incluso alguno tuvo tiempo para ‘practicar deporte’ y jugar una partida de ajedrez allí mismo.

Estos son algunos de los ejemplos de cosas que se pueden hacer para pasar el tiempo en una ciudad tan desconocida como impredecible. Ahora es tiempo para descubrir nuevas ofertas de ocio que os contaré en próximas entradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s